domingo, 14 de septiembre de 2008

Necesito Vacaciones

Vacaciones. Necesito vacaciones. Desde mi oficina me entretengo mirando el edificio del otro lado de la calle. Me recuerda la película La Ventana Indiscreta. Cada una de las oficinas es un mundo distinto. Se divisan abogados, consultas médicas, oficinas de contabilidades y otras donde vive gente. Tengo un prismático (larga vista) que me permite introducirme en sus espacios. Lo digo con mucha seriedad, como si estuviera describiendo un museo o el mismísimo Palacio Causiño, pero la realidad es muy diferente. Hay una consulta ginecológica donde el doctor descuidadamente deja las persianas con un poco de luz. Cuando ya es de noche se preocupa de cerrarlas bien, pero de día sólo la baja dejando las rejillas entreabiertas. A simple vista no se ve nada pero con mis larga vistas se ve todo. Me entretengo desde que las damiselas esperan en la recepción con sus faldas un poco largas. Desduzco que van sin nada debajo. Luego pasan a la consulta donde las atiende el doctor. Conversan un rato con el escritorio de por medio. Luego las invita a pasar atrás del biombo a prepararse mientras él se coloca sus guantes. Ni medio segundo se demoran en sacarse los calzones. Y las de faldas pasan por el biombo pero no se sacan nada. Obvio, van sin nada. Solitas se tienden en la camilla y solitas se suben la falda. Otras se las sacan para no arrugarla. El doctor primero se hace el tierno y se instala a un costado. Les sonríe, ellas entregadas también sonríen, se mueven las manos de ambos, seguramente ella le indica sus molestias y el doctor toca el abdomen, el bajo vientre, los senos. Luego se acomoda e introduce sus dedos, buscando el punto G, supongo. Conversan otro poco. No escucho nada pero leo los labios. ¿Y aquí duele? No, ahí no, tampoco, ahí si. cooperando en la búsqueda. Luego el doctor se instala entre las piernas, con sus pies arrastra el piso, sin tocar nada, ya que está con guantes quirúrgicos, se sienta a boca de lobo y comienza a escruñidar. Tanto cuidado y precauciones y pensar que quizás que pelafustán mete ahí sus dedos cochinos. Las piernas están levantadas. Que cuadro. Llevo mis estadísticas: el doctor se demora más con las mujeres jóvenes y buenas mozas. Terminan y siguen sonriéndose. Que vínculos aquellos. La mujer satisfecha, digo atendida se despide, se viste y se retira. Inmediatamente después aparece el doctor en la recepción y le pregunta a su secretaria, -yo solo leo los labios- ¿Pagó en efectivo? - Si - Entonces, por favor, vaya de inmediato a pagar los gastos comunes que nos van a cortar el agua. Que singular. La exibición y tocación de sus partes íntimas sirven para pagar alguna cuenta. En fin. Las veo salir del edificio. Las sigo con la vista largo rato, vitrinean, caminan lento, entran y salen de los negocios, como contentas. Veo otras ventanas. Es curioso, en los departamentos donde vive gente, los moradores aparecen como a las siete de la tarde, se duchan, se cambian ropa y vuelven a salir. En cambio en las oficinas, llegan temprano y están todo el día. La mayoría son secretarias, algunas doctoras, sin pausa se asoman cada cierto tiempo a mirar por la ventana. Algunas se quedan largo rato mirando hacia la calle, taciturnas, tristes, asimilando quizás que tragedia, otras hiper ventiladas se asoman, miran el entorno y siguen trabajando. Con el tiempo las tengo a todas identificadas. Conozco sus recorridos habituales. Sus horas de llegada, sus hábitos de mediodía y su hora de salida. Amén de todos los movimientos diarios. La chica del sexto piso, yo estoy en el tercero, se ve bien simpática. Es técnico dental y se luce con su delantal blanco enseñando a los pacientes como se deben lavar los dientes. Con un tremendo cepillo, bien didáctico, lo mueve de arriba hacia abajo y viceversa. En la mañana le da el sol así que en los ratos libres se sienta en el borde de la ventana a leer. Cuando el sol le daba de lleno, usa el borde de la ventana de respaldo y se broncea. - No se vaya a caer – Le decía mirando con el larga vista, ya que así la tenía a medio metro. Su compañera de consulta se acercaba y las dos se asomaban a la ventana haciendo señas a alguien del edificio mío. Miraban al frente, quizás al mismo sexto piso. “Que a que hora sales, que ahora, que bajes. Etc.” No entendía nada. Y parece que entre ellos tampoco, porque empezó a hacerle señas para que la llamen por teléfono. Le mostraba los dedos, nueve, cinco, tres, #####. Lo anoté. Ella tomó el teléfono y esperaba el llamado. Marqué. Si, le decía a su interlocutor moviendo su cabeza, está sonando. Se llevó el teléfono al oído y escuché. - Aló. Hola. - Hola respondí, con mi voz ronca. Cortante. - Te preguntaba a qué hora vas a bajar, para almorzar juntos. – me dijo, y yo respondía. ¿Y dónde quieres ir? - Ha pesado, donde mismo - Y parece que justo en ese instante vio a su par que le hacía señas que no estaba hablando. – ¿Quién es? – preguntó de golpe. Yo corté. Ya sabía su número así que esperaría a que esté mas tranquila para llamarla. Tomé de nuevo los larga vistas y seguí contemplándola. No supuse que era tan astuta. De inmediato advirtió que algo raro sucedía y mirando recorrió todas las ventanas hasta que pasó por la mía. Con los larga vista pude advertir que sus ojos daban de lleno en mi ventana. Ella seguramente veía sólo una silueta, pero yo tenía su rostro en la mira. Solté los larga vista. Indicó mi ventana a su amiga y se entraron, quizás molestas. Contemplé como atendía a otros pacientes y también noté como a cada rato miraba mi ventana. Yo permanecí ahí en mi escritorio frente al computador. Escribiendo. Seguramente ella no me veía. De vez en cuando tomaba los prismáticos y la contemplaba más de cerca. Miraba al paciente, le sonreía, le daba instrucciones y cuando éste se concentraba en lo suyo, ella de reojo miraba hacia mi ventana, sin que su gesto así lo delatara, como si siguiera en lo suyo. Que buenos son estos prismático. Incluso caben en el bolsillo. De vez en cuando me asomaba a la ventana, para darle a entender mí interés. Nos cruzamos la vista por unos segundos y seguíamos cada uno en lo suyo. Como era de esperar quedó sin paciente y se asomó a la ventana. Yo hice lo mismo. Relajado tomé los prismáticos y la contemplé con más detalle. El sol daba de lleno en su rostro y su pelo castaño brillaba. Ella miraba y no miraba, mientras se acomodaba los aros, el cuello de su camisa, el pelo. Como yo notaba la dirección de sus ojos, cada vez que ella me miraba, yo le hacía una pequeña seña con la mano izquierda. De inmediato miraba para otro lado. Y de a poco iba doblando la vista y cuando nuevamente me miraba, yo le hacía señas. Así estuvimos largo rato, jugando al gato y al ratón, pero sucumbió y en una de las miradas esbozó una sonrisa, apreciable sólo con los largavistas. Respiré hondo. Es el momento de llamarla. Tomé el celular, marqué el número y me lo llevé al oído. Ella tenía el celular en su bolsillo, lo sacó, miró el visor y se lo llevó al oído. Estábamos esta vez comunicados y al mismo tiempo la estaba viendo. Hola, - Hola - dijo, Ahora puedes hablar, dije sin preámbulos. – Si - Su voz sonaba alegre y sonreía, pues la estaba viendo. ¿Te preguntaba dónde quieres ir a almorzar? – No. hoy no puedo, tengo otro compromiso – Si, tiene razón, pensaba, es muy pronto, el jugueteo por la ventana era más entretenido. – Te corto, viene un paciente. Chao. – Se fue. Satisfecho me senté en el escritorio pensando lo entretenido que es salir de caza, mientras silbaba la mítica canción de los años ochenta “y va a caer, y va caer”.

15 comentarios:

Gizela dijo...

Muy buena narración..¡Como siempre!
La idea de armar un cuento desde la ventana es genial, y el desenlace ..buenissimo..vas a caer, vas a caer.
Y aunque no tenga nada de poético y creativo esto que comentaré, espero que al leer tu cuento, muchas recuerden su cita con el ginecólogo.
Única manera, de frenar la maldición que aun hoy, sigue cercenando los sueños femeninos.
Un abrazo
Gizz

angela dijo...

Muy buena la narración de la vida misma, sin más preámbulos, porque así es.Un saludo Angela

Gizela dijo...

Lo siento Gustavo, debí expresarme más claramente.
Cáncer, sigue ahí, matando mujeres
Tanto el de pecho como el uterino..
.. y sólo deja de ser un arma mortal, cuando es detectado a tiempo, cuando se diagnostica a tiempo con una visita al ginecólogo.
Un abrazo
Gizz

Magui Montero dijo...

Hola Buen Hombre, (ahora aprendí que te llamas Gustavo), me encantó el relato, es muy bueno, divertido, bien armado.
Lamento un poco el comentario de Gizela, que fue muy duro. Todos sabemos que nos enfermamos y podemos morir, y concurrimos al médico y supongo que lo hacemos con seriedad; pero eso no quita que también podamos bromear en torno a ello, -como los chistes acerca de los curas- y no por eso tomamos con menos seriedad nuestra religiosidad.
Volviendo al cuento, la próxima vez que te asomes, estaré en mi dpto. tambien provista de un binocular y vamos a ver si te pillo en alguna travesura!! jajaja!!
Un abrazo grande.
Magui
PD: Pido disculpas si afecto con mi comentario a Gizela )cosa que me desagradaría, pues la estimo.

Gizela dijo...

Primero debo aclarar que la que requiere urgentes vacaciones soy yo.
A.R. No es Gustavo,
Ese Gustavo, es un error producto de falta de horas de sueño, mucha gente a mi alrededor y muchas cosas que hacer en poco tiempo.
Intento tomarme un respiro leyendo los blog que me gustan.
Magui amiga, no sé a que te refieres, con demasiado dura.
A.R, me escribió, preguntando que había querido decir, no entendió lo que yo deje en el comentario, ya que me pasé de abstracta.
De ahí viene mi segundo comentario..respuesta a su pregunta.
Me apresuré a aclararle una ambigüedad en mi redacción del primer comentario.
Me encanta que se hagan cuentos, narraciones y poesías que hablen de eso.
Es una linda manera de recordar que existe ese flagelo, aun sin nombrarlo.
Todavía no logro superar, la ultima perdida, gracias a la no prevención.
Humildemente, intenté drenar esa falta en mi, escribiendo..Y es de nuevo septiembre Ligia
A ella la arranco de nuestro lado, la triste realidad de esa enfermedad, y ahora en este momento vivimos la alegría de un buen pronostico, gracias a un temprano pronostico en una joven cuñada.
Por eso creo que todos deberían escribir así como lo ha echo A.R, Siempre ayuda, que se nos "toque" el tema, que se nos "mueva" el recuerdo
Un gran beso.
Gizz

Magui Montero dijo...

Hola Buen Hombre: Aquí caben dos aclaraciones:
1º Pido disculpas a mi amigo por abusar de su espacio donde dejé el comentario, pero entendí mal al leer apresuradamente.
2º Pido disculpas a Gizela, porque yo también igual que ella estoy saturada de trabajo y estrés. Estos lugarcitos en los bloggs son mi cable a tierra; y quizás producto de mi cansancio es que no leí el primer comentario; pero creo que nunca es demasiado tarde para subsanarlo cuando la intención es buena. Aclaración hecha, pasaré también por el blog de Gizela a dejar mis disculpas.
Un afectuoso saludo
Magui

Celia Rivera Gutierrez dijo...

¡Hola buen hombre, gusto en verte de nuevo escribiendo, buena narración como siempre.
Es triste pensar que las mujeres tengan que vivir con el miedo al bendito cancer. Ojala y pronto eso se pueda prevenir más que controlar. Por otra parte tu narracióm es muy buena.
Felicidades

Gizela dijo...

A.R.
Se que deberías botarme de aquí.
MAGUI,no tienes nada de que disculparte, fue un error de apreciación, y causado por mi.
Yo provoqué esta confusión con mi bendita metáfora abstracta, y mi aclaratoria.Es más bien mi culpa.
Lo siento A.R, el bautizo y la confusión.jaja!!
Me estoy riendo..pero es para que no te enojes demasiado y me dejes volver.
¿sera?
¡De nuevo te digo que tu escrito está genial!!!!!

Un beso Gizz

CecydeCecy dijo...

si necesitando vacaciones escribes tan entretenido, me imagino que estando en ellas, flor de historia puedo esperar...

Silvia Gemini dijo...

Me encanto el relato , ahora quiero saber como sigue...salieron ya juntos ...? Saludos desde Uruguay.

Marcelo dijo...

Excelente relato! Pude sentir al tipo de los prismáticos...

Alatriste dijo...

Consigue pronto esas vacaciones. Je, je, je.
Un abrazo y ánimo.

irene dijo...

No me extraña que necesites vacaciones, tienes que estar agotado, no sólo por este largo y buen relato que has escrito, sino por lo que cuentas en él.
Pillín, no está bien espiar, y menos en la consulta del ginecólogo.
Hay que ver lo que pueden dar de sí unos prismáticos, ya nos dirás cómo terminó la cita.
Felices vacaciones.
Un abrazo.

Alatriste dijo...

Venía a ver si tenías novedades para leerte de nuevo. Un abrazo.

Geovanna dijo...

Hola.
Tome tu direccion de los comentarios de mi querida Emi, espero no te molestes.

Me gusto tus relatos, son entretenidos jijijiji, espero que no sea cierto que andes espiando.

Te saludo desde Costa Rica